El poeta Halley (2016)

Que os puedo contar
de la leyenda del aire
el indomable e inolvidable Halley Star
Fue mi gran invención
pero no ha vuelto más a buscarme
adivinando antes que yo mi deserción
Ahora mi porche sin luz
si caen gotas avisando que hay tormentas
ya vuelvo a pensar
en volver atrás
Quiero volver al azul
el que sentía pilotando aeroplanos de tinta y papel
y de aeropuerto un diario en blanco
Dónde estás planeador
quiero el perfume de la hora
y el aroma de una flor de pie
y aunque pensaba que aún volaba y era inercia
Que alguien me salve
a veces despierto y soy yo
Y que alguien los pare empieza a cansar tanta ambición
Planeador
Eleva grandes ideas
de la gente a quien no dejan despegar
Y en lo personal encuentra buques en selvas y ese cofre que aquel niño me escondió
Venme a buscar
me bastaría un poema
o aquellos cuentos que al cobarde hacen andar
Fui un adulto precoz
sietemesino de una nube azul y densa que me expulsó
y que aprendió cayendo
Que los pegados a la Tierra nos detestan sólo por probar
de dar un paso a rás de cielo
Dónde estás planeador
lancé botellas desde playas tan desiertas
que es mi piel coral
y hasta el mar viendo mi salve ni se ahuyenta
Que alguien me salve
a veces despierto y soy yo
Y que alguien los pare
empieza a cansar tanta ambición
Seremos el verbo nuclear
ganaremos la oscura ciudad
Maldito Halley estoy llamándote
Me escondí tan bien que al final no me di cuenta
y mi infancia ya ha acabado unas décadas después
Y por razón de fe
condenaron mis hogueras a morir mojadas vivas
Y aún gritaban: ¡más madera!
Dime si aún estás aquí y yo
volveré a ser aquel planeador
Dime si aún estás aquí y yo
volveré a considerar
ser pacífico y atlántico
la que El Ícaro directo al Sol
le llamaban Halley Star y soy tú
Y eres yo.

Quiero planear sobre tu tierra estable.
quisiera regresar a ser viento suave.

cuando yo solo era brisa,
acuérdate bien que, al no poder mirarme,
sabía que existía solo si a ti te podía mover
en casi todos mis viajes,
de ahí me llevé varias canciones de aire.
recuerdos de viajes
que en mares del trópico adquirí.

fue después de 20 inviernos,
acuérdate bien por las presiones de aire,
los círculos radiales se empezaron a expandir.
mientras tanto tú,
tú tan anclada en tus raíces,
con esfuerzo percibiste que invertí mi dirección.
¿y de quien siembra vientos
qué se dice? ya lo sabes.
solo cuando te quebraste,
solo entonces me di cuenta: era yo.

el huracán de una escala descomunal,
crecido en su arrogancia,
por sí mismo dio una vuelta en espiral.
y ese huracán, con la luz de lunas de hiel,
a mil metros del suelo
a duras penas se dio cuenta que arrasó
bajo el volcán.

toda sed de comprender
cualquier motivo, el sinsentido,
ha dejado a hombres de ciencia
sin salir de sus porqués.
fenómenos del mal, desastres,
que vienen y van,
que van, que van, que van sucedido
sin aviso fiable o preventiva medición.
tu tierra antes dormida de tu lava se llenó.
cerramos aeropuertos, desviamos los aviones del perdón.

ya no hay nada en mí,
solo restos que destruyen.
y mi huracán de una escala de fuerza 6,
crecido en su arrogancia,
a duras penas se dio cuenta que arrasó
bajo el volcán.
tu volcán.

ni siquiera el mismo diablo lo haría mejor.

y el huracán de una escala descomunal,
crecido en su arrogancia,
por sí mismo dio una gran vuelta en espiral.
ese huracán quiso huir de su propio ser,
se fue a otras ciudades convencido que a tus islas
le estaba prohibido volver.
le estaba prohibido volver.

Sólo cuando no me ves si no me ves,
encuentro el valor de mirarte
sin el pánico que aún siento
a tu inconsciente coacción.

Ahora que tú no me ves,
admitiré,
que un deseo malvado
en un sueño se burlaba
de mi torre de control.

Y era sucio y era pecado,
no puedo asimilar que era yo …
y era yo.

Ya está, de una vez lo he dicho,
que dé igual, no siempre da lo mismo.

Tú llovías sobre mojado,
debajo de tu nube era yo …
y era yo.

Ya está, de una vez lo he dicho,
que dé igual, no siempre da lo mismo.

Cualquiera que me viera en mis negras horas,
reptando por tu piel cuando es pared
se creería que mi vicio es lamer tus sombras,
pero sólo lo hago cuando no me ves.

Por mucho que me esfuerce a todas horas,
el deseo salta muros al revés.

Ahora te pido que me odies de memoria,
como un himno de los que saben perder.

Negaré ante el mundo lo siguiente:
que si de algo voy sobrado
es de falta de autoestima
y que por eso te lo canto
sin tener que usar “te quiero”
a través de una metáfora,
ese ánfora que uso para resguardar mis miedos.

A que un día las comprendas,
situación inaceptable.

Puede ser que esté viciado a que te cueste descifrarme,
si entendieras la ironía
de querer estar a solas
y cuando al fin tiempo consigo
me pregunto por qué huyo,
pero sólo sé decirlo
cuando no me ves.

Por mucho que me esfuerce a todas horas,
el deseo salta muros al revés.

Ahora te pido que me odies de memoria,
como un himno de los que saben perder.

El día que el presente ya sea historia
y las aguas se nos calmen de una vez,
entenderás en mis silencios tantas cosas,
las que ahora escribo cuando no me ves.

Las islas se mueven, nadie me cree
hay falsa estabilidad
lo que no se expulsa también nos retiene
en todo hay ambigüedad
la vida nos huye a la vez que nos fluye
vida, dulce trampa mortal
si pierdo el norte en todo naufragio
buscaré el oriente de tus astrolabios
o esperaré el cometa de cada dos años
que en tu cielo negro mi escritor se queda en blanco
te veo con cámara lenta y así puedo degustar
cuando en un gesto milagroso
en un abrir y cerrar de ojos
parpadeaste, lo ves
soy el rey del chiste malo
de recuerdos e inventarios que al fin
se irán, huirán, fluirán, caerán
se irán, huirán, fluirán, sí, caerán
sí, todo eso se irá, huirá, fluirá, caerá
se irán, huirán, fluirán,
sí, caerán
caerás de pie como hacen los gatos
y caerán en picado falsos testigos
desde el estrado
caerán dictadores, fluirá nuestro verano
y temblarán los estantes de cualquier supermercado
desde mi oposición
desde la humilde opinión de un gris payaso
caerá todo lo injusto
que es sentir las alegrías como inusuales casos, paranormales y aislados
todo eso se irá, huirá, fluirá, caerá
se irán, huirán, fluirán, sí, caerán
sí, caerá, huirá, fluirá, se irá
caerá, huirá, fluirá, sí caerá
caí en la cuenta de tanto desastre
mi nota nunca al suelo
si lo llevas todo al traste
a los atormentados sin motivo
que hacen arte
que les parta un rayo
de verdad, y que los calle
y a todas estas cosas añado otro dato memoriado
que estáis creciendo, pero mucho y demasiado
lo que más me asusta es que no puedo retener
ningún momento
ni poder rebobinar
luego encima me disperso
y dejo versos inconexos
descansar, en la cocina semiaguados
y en el turmix un deseo
que se me ha ido por completo de las manos
dale a tus males pasajeros
un billete sólo de ida y así
se irán, huirán, fluirán, caerán
se irán, huirán, fluirán, sí, caerán
sí, caerán, huirán, se irán, fluirán
caerán, fluirán, se irán, sí, se irán

la vida es más fácil si andas despacio
¿No ves que nadie llega al fin?
que fuera epitafio de el hombre más sabio
un “yo sólo pasé por aquí”
pararararara… pam pam pam pam

No hay opción, si entre la dignidad y el mal en el medio ando yo.
¿Por qué me siento extraño?
Como la Mantis que al final por no oír, su cabeza perdió.
Sed de mal, ni es mi pecado original, solo una versión más.
Voy a lamer tu sangre, ya sabes que el sabor nunca ocupa lugar.
Soy euforia luego escoria, por mi incapacidad moral transitoria, gloria. Al místico y al Borgia has unido en mi ser, y ahora son,
hermanas del placer.
Ohhh… tú subes el nivel.
Ohhh… tú subes el nivel.
Es esa mezcla extraña al entrar en ti,
si fuera de mí, es tu piel,
que en mi memoria lo que he vivido hoy se convertirá en ayer.
No hay opción, instinto y dignidad y en el medio ando yo.
Si pierdo los papeles, le sigue la camisa y después, va mi deshonor.
Vil pasión, si hasta los bichos cuando vuelan son capaces de lo, lo, lo, no, no.
No se salva nadie, los ángeles también pagarían por sentir mi euforia, gloria, aunque luego se sintieran como alada escoria, Dios les odia. Camino hacia el infierno pensarían: “¿Y qué? Lo volvería a hacer.”
Ohhh, tú subes el nivel.
Es esa mezcla extraña al entrar en ti, si fuera de mí, es tu piel, que en mi memoria lo que he vivido hoy se convertirá en ayer.
Ya puedo ver a mis polos haciendo las paces.
Reconciliación de mi pobre alma y mi carne.
Ya he encontrado al fin la manera de, la manera de pasar de nivel, al éxtasis de ser.
Ohhh, Ohhh, Ohhh, Tú subes el nivel.
Ohhh, Ohhh, Ohhh, Tú subes el nivel.
Es esa mezcla extraña al entrar en ti. Al entrar en ti. Es esa mezcla extraña al entrar en ti. Al entrar en ti.

Cuando el mago enfermó era día de función.
Su pájaro inmortal se preguntó qué sería de sí mismo.
El caso sucedió ochenta años atrás.
Al ave blanca le costó aceptar que el hombre haría ilusionismo.
El mago lo animó contando un chiste sobre morir, y el pájaro sonrió con la mirada más triste del sur.
El gran truco final, fue abrir las ventanas: “un nuevo mago encontrarás si a los ojos miraras”.
Miraba a la ciudad y no quería escapar de su jaula.
La real insumisión es a tu propia libertad y en facultad mental ser de alguien más, fundirse y ser lo mismo.
Tú muéstrame a alguien que lleve bien ser libre y di, si en toda decisión no se gesta un crimen ruin.
Los días que pasó junto a aquel mago tendrían gris final.
Su reloj de latidos para aquí.
El día que murió no encontró más sentido a su jaula.
Llegó a la conclusión irracional, si no hay mago no hay magia.
Tú muéstrame a alguien que lleve bien ser libre, y en cada decisión no cometa un crimen.
El ave se acordó: “¡Nadie es de nadie!” también se convenció: ”
Debe haber otro mago allí”.
Y el mago treinta y dos, en el nuevo cine, de su alma hizo salir un ave de alas grises.
El público aplaudió, temblaba el teatro y el pájaro inmortal…
olvidó al otro mago.

Cuando el mago enfermó era día de función.
Su pájaro inmortal se preguntó qué sería de sí mismo.
El caso sucedió ochenta años atrás.
Al ave blanca le costó aceptar que el hombre haría ilusionismo.
El mago lo animó contando un chiste sobre morir, y el pájaro sonrió con la mirada más triste del sur.
El gran truco final, fue abrir las ventanas: “un nuevo mago encontrarás si a los ojos miraras”.
Miraba a la ciudad y no quería escapar de su jaula.
La real insumisión es a tu propia libertad y en facultad mental ser de alguien más, fundirse y ser lo mismo.
Tú muéstrame a alguien que lleve bien ser libre y di, si en toda decisión no se gesta un crimen ruin.
Los días que pasó junto a aquel mago tendrían gris final.
Su reloj de latidos para aquí.
El día que murió no encontró más sentido a su jaula.
Llegó a la conclusión irracional, si no hay mago no hay magia.
Tú muéstrame a alguien que lleve bien ser libre, y en cada decisión no cometa un crimen.
El ave se acordó: “¡Nadie es de nadie!” también se convenció: ”
Debe haber otro mago allí”.
Y el mago treinta y dos, en el nuevo cine, de su alma hizo salir un ave de alas grises.
El público aplaudió, temblaba el teatro y el pájaro inmortal…
olvidó al otro mago.

Cobaya mental,
a quien todo el mundo daba
por muerto incluso tú,
al resucitar se dio cuenta que salía
del parking de un hospital.
Su madre conducía
con sonrisa Prozac,
el hermano andaba inquieto
en el asiento de atrás:
Hiperactividad.
¡Qué despertar!
¡Qué insolente es la mañana
que nos regala el Sol!
Tanto quiero probar
que ni en mil vidas podría
saciar mi sed de acción.
Y justo aquel instante
un recuerdo volvió.
Aquella nebulosa de
la noche anterior,
con su brindis fatal:
Porque el amor, como el arte
es una droga aparte
que tomas sin saber que te dan,
dan, dan, dan…
Por ser valiente y besarte
un segundo antes
y que vuelvas a mi boca a por más,
más, más, más…
Que la suerte nos acompañe al son,
y por pedir que tenga conversación.
Blandas, fuertes, fiera o avestruz,
valiente o cobarde te recetarán
la Vida Química.
Puede pasar que la vida en lugar de un
poema te pida un blues,
O puedes tirar unas gotas en el cava
de tu rehabilitación,
y enviar a tu familia al espacio exterior,
con gatos delirando viendo Súper Ratón.
El padre dijo: “¡Psicodelia!” y luego brindó.
Porque esta vida debacle
sea media parte
de un todo que te dé mucho más,
más, más, más…
Que los amigos de antes
sean de ahora y siempre
y no nos fallen más por detrás.
No hay más, no hay más,
sin despedirse de nadie se largó de casa,
así es un kamikaze mental,
si hay plan, mal plan,
en un adicto no verás dispersión,
hay constancia y mucha dedicación.
Puede, puede que un día seas tú,
otro especialista en la medicación
que no es trascendental.
La vida es química.

Sí, tú ya solo sientes que
esto acaba de empezar,
creció la burbuja de tu idea
y grita: “¡Atrás! ¡Va a estallar!
¡Va a estallar! ¡Basta ya! Todo va a estallar”.
Camino en suelo blando
hacia el altar, a paso lunar
¿Soy real o inventado?
Puedo redoblarme en el viaje astral,
ser mi sherpa ilegal, duplicarme en pecado.
Frente a aquel negro abismo en el espacio
intuimos que podríamos saltar,
nos vimos tan capaces de saltar
¡Sabía que podríamos saltar!

Sí, ya soy zona extraña
entre deseo y santidad,
la ciudad soñada, de utopía capital
y quiero más, quiero más, dame más.
Quiero ir más allá…

Valen más
todos valen más
más que tú
y siempre más que yo.
Quisiera negar, tal afirmación
pero ahora brumas soy.
Y hay tanta densidad
que no puedo ver de ti más que un extraño movimiento
que aún no se si es despedida
y le sonrío a la silueta de un recuerdo.
Canción de bruma.
No hay lugar
Sin bruma no hay lugar
donde usar
nuestra intuición.
Ni electricidad si no hay fricción.
Y en esta ambigüedad
nace esta canción.
Si en lugar de andar a tientas
por las nubes de tu tierra
te dejaras guiar por el tacto de mis manos
yo en respuesta te daría
unos pasos de firmeza.
Canción de bruma.
traidor
te oblicuo a luz.
¿Quien nos quemó la piel?
Mi tierra yerma.
Si naciera en oasis en ti, diría
bruma, ya lo soy.
Fui.

De repente viene agosto y ves
que hay agua en el asfalto
lo sé, no es real
el minutero en estos días es
como el vecino al que no puedes ver
un gris funcionario
tambien te veo a ti y son
días idoneos para practicar
el contraespionaje
por tu ciudad.
Barcelona se disfrazará
de poblado de modernidad,
los nativos intentaremos
ser más amables.
Y a una distancia prudencial
oigo una voz que es familiar
dice: “¡ven a verme!”
cuando al fin llego
ya no esta
me deja escrito en un portal
“soy la vida, imbécil”
Septiembre vendrá a buscarme
y aún no sé la lección
sobre saber comportarse al nacer
y en el adiós.
Vi decandencia entre la multitud
y a gente super lánguida llevar su cruz
y al sátiro del quinto C
diciendo que la gente es tan impenetrable
tenia ideas para huir de aqui
maniobras de escapismo
¡qué ingenuidad!
soñaba con poder lograr
vivir del cuento a una buena edad
sin que asomara ni una cana de impaciencia
Y a una distancia prudencial
oigo una voz que es familiar
grita: “¡no te acerques!”
cuando al fin llego
ya no esta, me deja escrito en un portal
ella es real
es la vida, imbécil.
Septiembre vendrá a buscarme,
y aún no sé la lección
sobre saber comportarme
al nacer y en el adiós.
No me resigno a contemplar
el mundo desde un cine
a cielo abierto
de argumento muy corriente.
Aparqué mi voluntad
y frente a mi dos hombres
la robaron,
fue una noche haciendo un puente.
si, era real, era la vida, imbecil.
Septiembre vendrá a buscarme
y aun no se la lección
sobre saber comportarme al nacer
y en el adiós.
Y en el adiós.

El yin y el yen

¡Qué rabia das!,
Lo siento si te ofende mi sinceridad.
Tú da gracias a Dios
que sepa controlarme la respiración.
Cuando te conocí pensé que eras idiota, arrogante y cabrón,
pero sorpresa para mí
al cabo de unos meses mi opinión fue a peor.
Por eso pienso sublimar el odio en esta vil canción
me sirve de terapia.

Muerde, muerde, muerde
todo lo que dure, dure, dure
hasta entrar en bucle, bucle, bucle

Me morderé la piel hasta que salgas de mi ser.

¿Quién te creó?
¿Quién te hizo un estreñido que ahora jiñe rencor?
Tú habla así y hazlo en Moscú,
de Rasputín aún guardan su cipote en formol.
Me apena tanto tu opinión,
tu falsedad de geisha y tus poses de esnob.
En mi Siberia vivirás, o dicho a lo vulgar:
¡adiós, que salgas de mi vida!

Muerde, muerde, muerde
todo lo que dure, dure, dure
(Muerde, muerde, fuerte)
hasta entrar en bucle, bucle, bucle
Muerde, todo lo que dure, dure, dure.
Muerde, hasta entrar en bucle, bucle, bucle.

Me morderé la piel hasta que salgas de mi ser.

Volviendo a casa por la línea seis
ese cowboy sideral,
el cowboy sideral,
mata muy poco pero, ¿qué puede hacer?
si allí todo es mineral, todo es mineral.
Tranquilo, tú tranquilo,
solo es un vampiro acribillado por dos mil mosquitos.
¡No hay respeto en esta Europa tropical!

Veis, veis y solo veis
la peor versión de mí
Veis, veis y solo veis
la peor versión de mí
Otra vez
Se ha apagado mi luz
O es el ciclo lunar
al que sigo fiel desde hace unos cuantos años
Vuelve a mí
en marea brutal
luego disociación
de segundo aviso el terremoto incontrolable de mis manos
Mi lluvia invade el bulevar
diluvia en mi fobia social
siento mi ciclo lunar
un niño autista sin hablar
solo en un centro comercial
siento mi ciclo lunar
¿Defecto de antes de nacer
o un gel maldito?
Un día alguien puso los puntos sobre las íes
menos a “mi”.
Veis, veis y solo veis
la peor versión de mí
Veis, veis y solo veis
la peor versión de mí.
Sigo esperando a Halley
os juro que vendrá
Mientras yo voy surfeando
sobre olas psíquicas.
Y al remontar el vuelo
presiento la fuerza de mi ciclo lunar
la fuerza de mi ciclo lunar
¡El cambio ya me empieza a gustar!
“Me llamo Halley Star
No des ni un paso atrás
Es tu intermitente identidad
Me llamo Halley Star
No des ni un paso atrás
Los años de eclipse al fin
se van, se van, se van
Se van de aquí
Se van de ti”
Su nombre es Halley Star
Tu planeador mental
Pasó aquella estrella y tú
te has vuelto a emocionar.
Hay sanación, hay solución.
¿Y ahora qué pensais de mí?

Me atraparás al vuelo y nunca a la pared
Y si me dejas aire en tus líneas dormiré
Palabras de una musa de baja maternal

Puede que al fin me conozcan muy bien
Si fueran puntos grises mis rarezas cada tara que cree
De seguirlos con un lápiz al final verías mi cara en el papel

Por eso estoy por aquí otra vez
Rebuscando en mi almacén esa palabra con su débil timidez
Ojalá encuentre la forma, más me vale, tengo un tema que acabar

Si no aparece nunca o entiendo que no di con la palabra justa
Y cuando al fin la encuentro
Llega aquel mar de dudas

Si cuando me decido tú me detienes
Siempre
Me aprietas justo aquí
Dices no, mi leal traidora inspiración

Cuando apareces menos soy

Y soy yo

Te quedarás dormida, menuda novedad,
Es peor mi geniocidio cuando no te dejo hablar
En la autopista de la vida si te saltas la salida hay que esperar

Puede que no haya aprendido a aceptar
Que escuadrones de moral judeocristiana con su culpabilidad
Nos seguirán por tierra, por el aire y sobretodo por amar

Puede que esté demorando la acción
A los doce tuve un sueño en que ganaba pero el sueño me venció
Desde entonces mis derrotas son las huellas del carné de ese tal yo

Ahora escúchame, ya he encontrado la palabra justa
Mejor prepárate, tiene algo que a todos asusta

Sí, la voy a soltar, la quiero soltar

Pronunciaré esperanza, la gritaré por dentro
Si es lo que hace falta
La escribiré mil veces
Me alejaré de espaldas
Quizás de repetirla algo me quede

No puedo permitir tu negación
Mi leal traidora inspiración
De intermitente aparición
Como un ángel hallado en un ascensor
Que bien funcionas como recuerdo

Acojo en mi hogar
Palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera
Examino cada jaula y allí, narrando vocales y consonantes
Encuentro a sucios verbos que lloran después de ser abandonados por un
Sujeto que un día fue su amo
Y de tan creído que era prescindió del predicado

Esta misma semana han encontrado a un par de adjetivos trastornados,
A tres adverbios muertos de frío
Y a otros tanto de la raza pronombre
Que sueñan en sus jaulas con ser la sombra de un niño

Se llama entonces a las palabras que llevan más días abandonadas
Y me las llevo a casa
Las vacuno de la rabia
Y las peino a mi manera
Como si fueran hijas únicas
Porque en verdad todas son únicas

Acto seguido y antes de integrarlas en un parvulario de relatos o canciones
Les doy un beso de tinta
Y les digo que si quieres ganarte el respeto nunca hay que olvidarse los
Acentos en el patio

A veces les pongo a mis palabras diéresis de colores imitando diademas
Y yo solo observo como juegan en el patio de un poema

Casi siempre te abandonan demasiado pronto
Y las escuchas en bocas ajenas
Y te alegras
Y te enojas contigo mismo como con todo lo que amamos con cierto egoísmo

Y uno se queda en casa, inerte y algo vacío
Acariciando aquel vocablo mudo llamado silencio
Siempre fiel, siempre contigo

Pero todo es ley de vida

Como un día me dijo el poeta Halley,
Si las palabras se atraen, que se unan entre ellas
Y a brillar, que son dos sílabas

Start typing and press Enter to search

Portada del vinilo "Nouvelle Cuisine Caníbal - Vol I" - 2014Portada del vinilo "Nouvelle Cuisine Caníbal - Vol II" - 2017
X